27 mayo 2014

Virginia Fernández, "En primavera"


En primavera

No creo en la inocencia de los niños,
ni en el alba que no florece
ni en las sombras que persiguen
la ausencia de los cuerpos.

En el costado, las manos,
en el costado, el corazón.
En el costado, el abrazo.

Los vencejos vuelven en primavera,
su vuelo no me asusta,
las flores amanecen intactas.

Como jóvenes, como jóvenes
mojados por la lluvia.

© Virginia Fernández, 2014

11 mayo 2014

Graciela Zárate, Presentación del libro A Contraluz de Embargo



TREPADORA

Por los altos andamios de la flores.
Miguel Hernández

Mis horas muertas, todas,

aniden en el árbol

donde ya no hago nada

mas que verlas pasar.



Las horas muertas, todas,

dibujen con un lápiz

listados minuciosos

de los que no me quieren.



Tus horas muertas, alma,

son las mejores horas

para que dediquemos

a llorarnos sin tiempo.



Y en cada hora vacía

de las que todos creen desperdicio,

se siembre una maceta de geranios.

Y el día que me muera

cada segundo viva en mi silencio,

transformando esta casa

en un vergel callado de macetas

donde trepe hasta el sol.


© Graciela Zárate.
De “A contraluz de embargo”, Toledo, Ed. Lastura, 2014


08 mayo 2014

Francisco Vargas, "De profesión extranjero"

De profesión extranjero

Temo sus consignas,
atrapan la luz como escamas de peces
de un mar desconocido
que nos tiñe de azul,
nos hace invisibles.

Caminar sobre el viento
no derriba las fronteras,
la piel muestra sus heridas
tatuadas.

Levantar la cabeza, no temer.
La promesa del verano 
aquieta las tormentas,
pero no dejan de estar en ti.

(Alzar las manos,
alejarnos del barro,
celebrar el desnudo,
gritaaaaaaaaaaar.)

Estos días nos hacen a todos extraños,
desubicados,
con la ingenua certeza de ser nosotros
los extranjeros.


© Francisco Vargas, 8.5.14