11 mayo 2014

Graciela Zárate, Presentación del libro A Contraluz de Embargo



TREPADORA

Por los altos andamios de la flores.
Miguel Hernández

Mis horas muertas, todas,

aniden en el árbol

donde ya no hago nada

mas que verlas pasar.



Las horas muertas, todas,

dibujen con un lápiz

listados minuciosos

de los que no me quieren.



Tus horas muertas, alma,

son las mejores horas

para que dediquemos

a llorarnos sin tiempo.



Y en cada hora vacía

de las que todos creen desperdicio,

se siembre una maceta de geranios.

Y el día que me muera

cada segundo viva en mi silencio,

transformando esta casa

en un vergel callado de macetas

donde trepe hasta el sol.


© Graciela Zárate.
De “A contraluz de embargo”, Toledo, Ed. Lastura, 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.