30 octubre 2013

Javier Irigaray, "Suicidio recurrente de la luz"



Suicidio recurrente de la luz                                     
                                          ¿Preguntamos a nuestra sombra qué hace de noche? 
                                          Edmond Jabès, El libro de las preguntas.

Aún colecciono los ecos
de mis pasos por tus calles
y deshojo las palabras,
húmedas, frías, desiertas,
como pétalos del alma
en el amor de la noche.
La paleta de colores 
se ha fugado con mi sombra.
La luz, al fin, se deshizo
y pende, oscura, del techo
sobre la silla caída
de anea marrón y rota.

No sé si la echo de menos.
No dejó ninguna nota. 

© Javier Irigaray, 2013

26 octubre 2013

Francisco Vargas: "Hipótesis en torno a los días nublados"

Hipótesis en torno a los días nublados


Amanece más tarde
cuando la mañana
se aferra a su manto de nubes.

Prisionera en las alturas
queda la luz. Las sombras
desdibujan el duermevela de las calles,
amortiguan los llantos sepultados.

El sol tiene un cascabel
que agita las aguas dormidas.
En el dintel del sueño, incautos, los ojos se abren 
como espigas maduras,
asaltados por la conjura de los relojes.

Ajeno a todo, menos a sí mismo,
el mar balancea sus dudas.
Caminamos con pasos sumergidos.
 
Los días nublados 
lentifican el indeciso fluir de las horas.


© Francisco Vargas, 23.10.13

21 octubre 2013

La Asociación Cultural Munira inaugura un nuevo espacio poético en Almería


Océano

En el espejo que hay frente a mi
una muchacha dice:
No escondas tus ojos
por el amor a la primavera,
por la belleza de la palabra,
por el dolor que me duele

He perdido la capacidad de contarte secretos
océano que me vela

 
  © Virginia Fernández, 2013


Miedo al olvido, dices.
Para ello los huracanes,
los cataclismos íntimos.

No receles desaparecer
pues eres la eternidad
en cada instante latido.

  © Antonio Carbonell, de Y tensó el arco, Almería, IEA., 2013



09 octubre 2013

Javier Irigaray, "Me hablas del mar"





Me hablas del mar

Si no es el mar, sí es su idea
de fuego, insondable, limpia;
y yo,
ardiendo, ahogándome en ella.
Pedro Salinas
Tú me hablabas del mar
y yo pensaba en Darth Vader.
Me dijiste mar azul,
espuma blanca de mar
y yo sé que hay un mar rojo
y, además, hay otro negro.
Que el mar de China no es bueno,
que está, más bien, amarillo.
Y sé que los océanos
son mares esdrújulos:
árticos y pacíficos,
antárticos y atlánticos.
Y, también, sé que las horas
se esconden entre la arena
y las olas se suceden
en secuencias de un segundo.
Que cielo y mar se confunden
engañando a las estrellas
y que hay mucho mar en Marte,
y en mil amargos martillos.
El mar marrón con limón,
mar de levante agitado
y los martinis mezclados
los martes y, aunque no lo creas,
amor, también hay un mar en amarte.


© Javier Irigaray, del libro conjunto Libertad tras las rejas (Almería, 2013)