02 julio 2012

Virginia Fernández, "suicidio"


suicidio

entonces me arrojé al vacío
y fue totalmente un impulso
de ingenuidad
como mi vida entera
como la vida que estaba viviendo
en el que estar ciego era el principio
la máxima que regía el todo
como chocar siempre contra las rocas
una y otra vez
persiguiendo la libertad del universo
y así fui yo mismo por primera vez
mientras sentía el vacío
bajo mis pies
sin poder rectificar el camino
sin poder dar
nunca más
marcha atrás

© Virginia Fernández, 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.