14 abril 2012

Francisco Vargas, "Reversibilidad"



Reversibilidad
yo, por mi parte, gustoso dejaré
un mundo en el que el vivir y el soñar no armonizan
Charles Baudelaire, Las flores del mal
Cambiaré los días por las noches
para desear que no desaparezcan nunca
las estrellas,
para tener la oportunidad
de dar la vuelta a los relojes
y recuperar los sueños que ya no recuerdo.

No discutiré más con las sombras
ni seguiré la dirección de las nubes
cuando los días languidecen.
Los atardeceres serán
tenues caricias de malva
sobre la línea quebrada del horizonte.

Como en una alegoría medieval
pintaré en tu desnuda espalda
el universo
y en tu frente los cielos eternos
sostenidos por ángeles de bella factura.

En el hueco de tus manos
bajo cadenas
encerraré la angustia
con su mirada de ángel desterrado de la luz.

Así me entrego a esta letanía
de figuras sobre pedestales en el aire.
Así se asoman como gemidos en la ventana
los días y las noches.
Así se descubre la armonía.

Miraré de frente la eternidad
con su disfraz de alabanzas.
Entonces vivir, morir, soñar,
serán conceptos reversibles.

© Francisco Vargas, 11.04.12

3 comentarios:

  1. Hermoso cántico, Francisco¡ Crece tu voz poética con mayor pujanza en este canto de esperanza.
    Mi felicitación sincera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La noche es luz. El día, ceguera.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito poema Francisco, hay universos que caben en una espalda, y estrellas que no caben en una noche.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.