08 marzo 2012

Celia Gómez, "selbstmord"




selbstmord (morir de frío)

aquel día
nacimos todos juntos víctimas de nuestro solsticio
aprendimos a morir antes incluso de ver la luz del mar
pues ocurrió que ellos
nos dijeron: así
aaasi assssi asíííííííí
aprendimos a repetir lo que nos inculcaban

así

más tarde

nos esparcimos por el océano el jardín el hielo la arena el asfalto
quedamos algunos en el bosque y pronto
se abrió tu boca y luego el cielo
y se quebraron las cuerdas de los violines al escuchar tu voz
en primer plano
al fondo el silencio al fondo las pestañas
sin punto de fuga visible

y aprendimos a mirar aunque
no supimos leer

pero
nosotros
nunca creímos que se pudiera morir de amor
porque no tuvimos un diccionario
cuyas hojas usar para hacer una hoguera
ni creímos que los árboles hiciesen ruido al caer

nunca creímos en la existencia del otro
hasta que fue demasiado tarde

de este modo

ahora no puedo
alcanzar a oír esa música que está sonando tan lejos


© Celia Gómez, 07.03.12

3 comentarios:

  1. "y aprendimos a mirar aunque
    no supimos leer"

    Un poema como una ventana abierta al interior.

    ResponderEliminar
  2. La música a veces suena demasiado lejana, sí. Y parece que llega el silencio, pero habrá que aprender a disfrutar de ello también, digo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho este poema, girl, especialmente:
    "nunca creímos en la existencia del otro
    hasta que fue demasiado tarde

    de este modo

    ahora no puedo
    alcanzar a oír esa música que está sonando tan lejos"

    Besos

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.