30 octubre 2011

Francisco Vargas, "Pessoa Revisited"



Pessoa Revisited
"Não: não quero nada.
Já disse que não quero nada."
Fernando Pessoa, "Lisbon Revisited".
En la habitación 202 uno puede aislarse
del ruido de los coches de la avenida
que cruza la murciana plaza Camachos,
junto al río Segura. 
Para ello hay que echar las contraventanas
de madera blanca con injurias del tiempo.

Podría esperar simplemente
a que llegara el sueño,
podría mirar el cuadro de la pared del fondo
donde un saxofonista negro
toca un aire de jazz alegre
que invita a una señora a bailar una frenética danza
en la puerta de entrada de su pequeña casa rosada.
O bien podría contemplar el fin del mundo
que representan mis pies al final de la cama,
donde comienza el abismo y el vacío.

En la habitación 202,
con su anodina atmósfera de hotel
y el diseño de su cubrecama que se repite
en todo el edificio, con cada objeto puesto
exactamente en el mismo sitio
en cada habitación de cada planta,
como un patrón o un estilo de vida impuesto,
como un universo hecho al antojo de un dios.

Aquí entre sábanas prestadas,
con la luz tenue pero justa
que da una lamparita sobre la almohada,
aislado del ruido de la calle por las contraventanas,
sin más afán que dar puente al mañana,
he vuelto a leer a Pessoa.

© Francisco Vargas. 21.10.11

28 octubre 2011

Virginia Fernández, "Pareceres"



Pareceres

No me interesan

las líneas limítrofes
que no te rodean,
ni siquiera si son
del color del mar.

Nunca me interesaron
los árboles terrenales,
ni los días sin lluvia,
ni el olor a pincel.

No me acomodan
para nada los días sin ti,
ni el color de la luz
que atrapa una mano
distinta a la tuya.

No quiero mantas,
ni manos,
ni tacto,
ni aroma.

No me interesa
para nada bailar un vals
sin música de orquesta,
ni tus vaqueros,
ni nada.

© Virginia Fernández, 2011

26 octubre 2011

Francisco Vargas "Mirando hacia atrás con desgana"



Mirar al pasado
"La poesía es un oasis luminoso en medio del desierto.
El poema es la sed."
Aldo Luis Novelli

A veces, el pasado
se hace presente
como parte de un escenario
que ha permanecido
poco iluminado
hasta ahora.

Cuando esto sucede,
cuesta seguir caminando
hacia adelante erguido,
ignorante, ajeno,
sin perder la sed de versos nuevos.

Cuesta levantarse
como en un día cualquiera,
dispuesto a ejecutar las horas
hasta el amparo de la noche.

El pasado es una vieja película
que ya no nos apetece
volver a ver. Un carrusel 
sin punto de partida
en el que hemos olvidado
la primera vuelta.

Volver atrás la mirada,
recordar un amor que pudo ser,
revolver interrogantes,
escenas sin final,
caricias rotas,
miradas incomprendidas...

Revivir una historia
en la que siempre
hay un perdedor
que lleva mi mismo nombre.

© Francisco Vargas, 15.08.2011


23 octubre 2011

Celia Gómez, "Invisible"

    
                                  Inexplicable abismo 
·······

El cuerpo solitario corre hacia la luz,
anhelando la claridad de la luna.

Quiere arrancarse la piel
y soltar la culpa que se esconde bajo ella,
además de encontrar las respuestas.

Avanza ignorando los límites:
ha olvidado el aliento.

Ansía algo de lo que carece,
la blancura, la verdad, la poesía;
está danzando sobre el asfalto.
Nadie ve su figura, la noche está calmada
pero su corazón está rugiendo.

Sus venas son torrentes confusos,
sangre viva.

Entre sombras y desvelos,
como un furioso animal enjaulado,
grita un amor invisible,
un cuerpo que quiere escapar.
                                                                                © Celia Gómez.   11.10.11 

20 octubre 2011

SENTIRSE NIÑA MONELLE



Sentirse niña Monelle
“Porque estoy sola tú me darás el nombre de Monelle,
 pero no olvidarás que tengo todos los otros nombres”
 Marcel Schwob, El libro de Monelle.
 Hoy me siento Monelle
mientras escucho su silencio
aquí a mi lado.
Pienso en sus pies fríos tocando el asfalto,
paseando hacia ninguna parte.

Hoy sí me siento película muda
y frío de Montevideo en invierno.

He construido un edificio de cristal,
pero se ha caído después de muchas guerras,
ahora ella pasea por mi cabeza
y el humo entre sus pasos no deja huella.

Niña Monelle,
no estés triste.

No es fácil sentirse Monelle,
pero esta tarde aquí contigo
los ojos se oscurecen como la noche,
de nada sirve abrir ventanas.

No estés triste
ni me mires con tus ojos de extrarradio
que me siento perdida en esta mesa donde suelo
sentarme a escribir,
yo tampoco tengo nombre
y me olvidarás,
lo sé.

© Virginia Fernández. 19.10.11




Todo limpio, / todo demasiado limpio, / demasiado puro, / demasiado muerto.
Está en primera persona pero no soy yo.
 Es Monelle o quizá sea yo, pero ante todo, es Ella
Y es muy triste.
NUNCA
               Desde nuestro infierno blanco

Nunca seré temblor, no seré pájaro,
no seré forma, no seré duda
y olvidaré
antes de tener qué recordar.

Mírame
en mis ojos jóvenes.
Demasiado temprano se ahogan mis sueños
en un Reino Blanco sin esperanza
ni dolor;
anestesiado,
sumido en una blancura imperfecta.

Envidio a los niños buenos que no comprenden,
ignorantes tocando el cielo
subidos a un columpio.
Felices, coloridos, sonrientes.

Ahora escúchame cantar después del llanto.
              Me siento morir contigo,
              me ahogo en la memoria.

Seré nombre, alma, sonrisa desgarrada,
abrazo, pensamiento...
Seré una niña buena
encerrada en un Reino Blanco.

Escúchame. No quiero ser olvido.

© Celia Gómez. 19.10.11

18 octubre 2011

Francisco Vargas, "Prohibido asomarse al interior"



Prohibido asomarse al interior

"There ain’t no answer.
There ain’t gonna be any answer.
There never has been an answer.
There’s your answer."
Gertrude Stein
Si dejas la ventana entornada,
sin cerrar del todo,
llegarán sigilosas las preguntas
como un verso que el viento te trae
mientras contemplas el vacío.

Las nubes dibujarán
doradas siluetas lejanas
sobre los montes azules
que se recortan entre edificios grises,
cuando la tarde se deshaga
entre las sombras.

En la hora íntima del crepúsculo
crecerán los brotes marchitos del ayer
entre nudos que te atan al pasado,
y una bandada de flamencos,
de camino al sur,
se llevará tu más hondo secreto.

Querrás gritar muy fuerte
para ahogar el estallido que nace en ti
y el sol dejará relumbres moribundos
en forma de interrogantes.

Si dejas la ventana de tu memoria entornada...

© Francisco Vargas, 03.10.11

17 octubre 2011

Fany Martín, "No hace falta dormir para soñar"



No hace falta dormir para soñar

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción;
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.
Calderón de la Barca
Más allá de los edificios
existe un lugar poco conocido,
integrado de naturaleza salvaje.
La lluvia allí es distinta,
se mezcla con hojas disecadas
del pasado otoño.

Más allá de las sombras,
la alcazaba es vecina
y nos contempla junto a sus habitantes:
los gatos.

En el reflejo de mi espejo
queda grabada la historia
que me contabas.
No hace falta dormir para soñar.
Así, Calderón de la Barca, 
ya lo dejó escrito: La vida es sueño.

© Fany Martín, 2011

15 octubre 2011

Virginia Fernández, "Sonrisas dibujadas"



Sonrisas dibujadas
"En los brazos sólo este amor así relajado. 
Quien lo sabe todo que no hable. 
Quien no sabe de nada que se calle".
Para ver as meninas
-Paulinho Da Viola-
S
ilencio, por favor,
deja que los pensamientos
se me agolpen en la mente,
déjalos que corran por mi cerebro
y me inunden en esta mañana
en la que los párpados me pesan,
déjalos que dibujen una sonrisa.

Silencio por favor,
quiero pensar en tus manos,
no me distraigas ahora mientras escucho
canciones de otras vidas pasadas,
de otros atardeceres
que ya no me importan tanto.

Quiero salir a pasear por nuestro barrio
y contarte cómo siguen sin ti
los gatos callejeros,
las farolas de la noche
cuando nadie pasea.

Déjame, porque quiero volver a escuchar
cómo suenan las cabinas cuando me llamas,
cómo me nombras bajo este cielo de sonrisas dibujadas.

© Virginia Fernández, 2011

12 octubre 2011

Francisco Vargas, "Ataraxia"



ATARAXIA

"What can words do
but link what we know
to what we don’t,
and so form a shape?"
Mark Doty, from “Difference”
Vivir con moderación, sin deseos, 
-decían los antiguos filósofos-,
no pecar por el exceso ni por el defecto.

Como en un cielo sin nubes,
nada perturbará la visión del horizonte.

Permanecer inmune a la tormenta,
sereno en la desdicha, sabio en la bonanza,
templado en los placeres de la carne.

Dejar que el hado juegue sus dados
y señale los trazos del destino.

Pues cuanto haces trastoca el universo,
cuanto dices te deja más desnudo y frágil.

Estos son los secretos de un ideal,
la luminosa vía recta de los filósofos,
pero yo sigo la senda oblicua de los poetas.


© Francisco Vargas, 10.10.2011

10 octubre 2011

Celia Gómez, "Pero tú no"



Pero tú no

"Como un verso que el viento te trae mientras contemplas el vacío"

Había una música lejana
(tristes notas secretas)
y el azul lo invadió todo.
El mar no se escucha desde aquí,
aquí no hay retratos ni certezas,
sólo hay atardeceres
que recuerdan el paso del tiempo,

Ahora es el instante,
ahora no existes.

Y en un instante el vacío
ha evidenciado la forma,
el viento te trae en su regazo
como un verso.

Podría decir
que te he inventado para salvarme.
Pero eres real
(enigma, gesto, mirada, latido...)

Tu arte ha escapado del marco
y se ha dibujado unas alas.

Como luces y casualidades,
en el paseo de los sueños te he visto
y me he quedado mirándote.
Como un caleidoscopio
alterno colores y abismos.

Y mis pupilas mínimas
han buscado asilo en tu sonrisa.



© Celia Gómez, Octubre 2011

08 octubre 2011

Tomas Tranströmer, Premio Nobel de Literatura 2011




NOCTURNO

Por un pueblo conduzco de noche, las casas aparecen
En el resplandor de mis luces – ellos están despiertos, desean beber.
Casas, galpones, letreros, vehículos abandonados –es ahora
Se visten ellos mismos en vida. La gente duerme:

Algunos pueden dormir en paz, otros con semblantes tensos
Como si estuviesen estrenando para la eternidad
No osan soltarse completos a pesar de que sus sueños son pesados.
Descansan como barreras caídas cuando cruza el misterio.

Afuera del pueblo el camino se alarga entre los árboles del bosque
Y los árboles los árboles en silencio entre ellos
Tienen el color teatral que tiene el brillo del fuego
¡Qué claras son sus hojas! Me persiguen hasta mi hogar.

Me acuesto a dormir, veo imágenes desconocidas
Y signos suben solos detrás de las pupilas
En la oscuridad de la muralla. En la rendija entre la vela y el sueño
una gran carta intenta colarse en vano.  

Tomas Tranströmer
Premio Nobel de Literatura 2011

06 octubre 2011

Virginia Fernández, "Mundo de mentira"



Mundo de mentira

Cruzan la calle sin mirarse,
extrañándose a cada paso
que dan.

No se miran a los ojos,
ni se rozan,
en un mundo que es de plástico,
como lo es una sonrisa congelada
en una fotografía.

Leen un libro
como quién mira un paisaje lejano y desconocido
visto desde una ventanilla de un coche
o desde un cuadrado que habla.

Ellos no se aman,
por miedo a dolerse
y sus silencios se dejan ver.

No se duelen,
no,
ni mueren de amor
como en las películas.

Para ellos es
este mundo de mentira.

© Virginia Fernández, 2011


                    ©  Imagen: Agnes Cecile

05 octubre 2011

Celia Gómez, "Desaparecer"



Desaparecer
                                               
Un extraño pinta sombras en la calle
  y no va a volver,
  sé que aquel crepúsculo no va a volver
 .
Vir 

Tengo palabras en un bolsillo,
opciones, amores y temores,
suicidios de nubes.

Y no va a volver.
Sé que no va a volver.


Me asfixia el conocimiento.
Todo es niebla, no hay baldosas
ni señales,
no hay futuro, sólo desconcierto.

Rabia, llanto o confusión.
Me estrello contra paredes
mentales.
Quiero escapar de las miradas,
refugiarme en un silencio invisible.

Siento que desaparezco.
Y no puedo ver.

    
                                       
                                       © Celia Gómez, 16/9/11

02 octubre 2011

Francisco Vargas, "Incendios".



Incendios
"soy el que ha despertado de una herida"
Mario Antonio Rosa

I

Intento abarcarte y mirarte
desde todos los ángulos de tu cuerpo,
mientras vas alternándote
en semblantes cambiantes,
como días y noches 
que no se conocieran,
como síes y noes.

II

Levanto la mano,
quiero alcanzar esa altura enorme
a la que te elevas y desapareces,
y siento que sostienes el cielo,
de tan alto como te me pierdes.

III

Me alejo de ti,
huyendo de tus caricias
que duelen
y de tus abandonos.
Me alejo de ti,
huyendo,
para estar en ti,
de tus caricias y abandonos,
sin ti.

IV

He amanecido
entre las cenizas
de esta ciudad en llamas,
como palmeras que enturbian el alba,
y he visto que la aurora
tenía el perfil de tus muslos.

© Francisco Vargas 02.10.11

                  © PETER CAKOVSKY Photography