08 julio 2011

Francisco Vargas, "Las horas".



Las horas

La chair est triste, hélas! et j’ai lu tous les livres.

Stéphane Mallarmé
Reclinado en un sofá
sin nada que hacer
en el interludio profano
del mediodía,
leyendo un libro con promesa de eternidades,
queriendo ser querido,
queriendo no querer,
soñando con el poema perfecto,
voy dando tributo a las horas...

Pago inconsciente el peaje
por ese tiempo no empleado,
después levanto la cabeza,
miro más allá del balcón 
o más acá de mi silencio
mientras se auspicia en el cenit del día
esa pura intuición de la nada.

Reniego de la eternidad de los otros
y quedo derrotado
en medio de un verso,
a merced de las horas.

© Francisco Vargas, 04.05.2011


2 comentarios:

  1. Un gran poema, Francisco. Con esa impronta propia de un estilo personal que le indentifica.
    Mi felicitación

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. I love how much our love is thrown around8 de julio de 2011, 12:23

    Loving the poem...

    "...Esa pura intuición de la nada"

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.