17 junio 2011

Salvemos La Molineta



Balada del viejo molino de La Molineta


El viejo molino sin aspas
resiste entre convulsiones
de cemento
en esta ciudad con mar
y sin alma.

Vuela en noches sin luna
sobre los tejados
siguiendo con sus ojos de piedra
el falso verdor adoquinado
de la Rambla.


Se pregunta
por dónde respira la tierra
que con tanto afán ocultamos
bajo nuestras pisadas
de hombres inconscientes.


Espera
desde su silencio anquilosado
que las manos
de todos los almerienses
formen una gran cadena de verdes augurios,


una barrera
contra las máquinas,
contra los muros estériles de ladrillo,
contra el asfalto
con que el dinero ahoga la vida.

La tierra nos llama,
el viejo molino,
que no destruyeron los años,
quiere latir con su pecho de aire
y ser símbolo
de ciudadanos libres reinando por siempre
en un sueño de todos
llamado La Molineta.


© Francisco Vargas, 2011






Atardece en La Molineta


Los caminos se pierden bajo el Sol del sur,
descubriendo horizontes desconocidos
que esconden grutas y balsas.
En ellas florece el musgo y da vértigo
pasear por su borde.

Por aquí se respiran
historias de fantasmas que viven
en el antiguo caserón abandonado,
ese que fue escenario de una película
y que el tiempo
ha dejado maltrecho.


Caminar y perderse,
y con perderse
encontrarse


en este lugar tranquilo inundado
por la música de la brisa,
en el que gorriones y distintas aves
parecen tocar las nubes
saboreando el mar naranja
del atardecer en la tierra del Sol.


© Celia Gómez, 2011




La Molineta

La tarde enmudece de colores
mientras ve caerse a trozos la ciudad,
tengo frío,
el color se torna rojizo
y una suave brisa roza mi cara.

Allí al fondo,
en la parte alta de la ciudad
algo se ha roto,
una grieta que no se ve
y una multitud a la que nadie oye
alza las manos al unísono.


Como telón de fondo
un escenario con vistas
y una antigua casa
a punto de desfallecer.


La tarde enmudece de sonidos,
de luz,
y pienso
con tímida torpeza
¿Qué nos queda?
Extrañamente hermoso
su paisaje me mira.

 
© Virginia Fernández, 2011






La puerta de atrás de mi casa


Por la puerta de atrás de mi casa
hay una salida a lo urbano:
cemento, ladrillo, calzada, ruido...
paisaje humano.


Es una ventana por la que no me hace falta salir
para respirar el aire:
saber que tengo una salida es suficiente;
me calma la sangre.


En los días en los que vago inerte,
su verde pinta mis preocupaciones de tranquilidad;
un cielo abierto y sin fronteras
que marcha ajeno al resto de la ciudad.


Por sus caminos
me pierdo,
aunque lo más habitual
es que en ellos
encuentro


rincones donde leí mil páginas,
donde escribí otras tantas,
lugar al que me pude agarrar
fuese cual fuese el momento.


Fue, por la puerta de atrás de mi casa,
donde confesé mis dudas;
con la que estoy en deuda ahora
siempre que la paz me inunda.


De lo poco que me queda,
que me acaricia,

este sitio de mi recreo,

por el que todavía,
y a pesar de mi edad,
-quizás esta sea la palabra adecuada-
juego.

© David del Monte, 2011






Sin muros, verás
 

Almería, vista desde arriba,
camina, duerme, sueña.
Las estrellas forman palabras,
pensamientos, cadenas
uniendo cielo y tierra. 

La arena se desliza,
me roza, me conquista,
y me quedo allí, mirándote,
sonriéndote, bailándote.

Escribo, dibujo, callo.
Sé si ríes, lloras, ardes;
pero para no abandonarte,
necesito manos que me alcen.
Y no son otras que las tuyas.


© Estefanía Martín Sebaquevas, 2011










Conan y Los Bárbaros (versión poema)

Foco de atracción turística. Puestos de trabajo.
Unión y turismo, conciencia y pan a la boca.
Pasado, presente y futuro. Progreso y desarrollo.
A poquito a poco. Indiana Jón.
Restaurantes aledaños, hoteles con el encanto
de los antiguos cortijos burgueses,
turistas de piel roja dejándose las libras,
viviendas vacías, progreso y paisaje,
ciudadanos viviendo de su tierra,
tiendecitas de postales sin impacto,
bares con fotos de Arnold Chachonaguer,
de jinetes que vinieron del oeste
de la diva del cine de los años sesenta.

Pasotismo almeriensista, falta de luces,
licencias municipales, tan legales, tan idiotas,
qué bárbaras las bacaladas empresariales.
 

Plaza de la Catedral, John Lennon, 800 balas,
arquitectura del agua, Mesón El Gitano,
Steven Spielberg, pajaritos por aquí, José Sancho,
Claudia Cardinale, aljibes y Cable Inglés,
Steve Mcqueen, bosque de pitas, Henry Fonda,
Eastwood, Lee Van Cliff, Brigitte Bardot,
Barón Munchausen, Patton, Lawrence de Arabia,
Escuela de Artes, barrio de Pescadería,
O’Toole, José Luis Estévez, Raquel Welch,
La Rambla, Chiquito de la Calzada, Juan Megino,
Sean Connery, Cerro de San Cristóbal, próxima apertura,
¿Mande? ¿Sigo? ¿A what? ¿Casa Museo del Cine?

Vendedores de humo a puerta fría,
tapitas de pincho de martillo mecánico,
Don Quijote en lo alto de un cerro
con más razón que un santo.


© Andrés Ramírez, 2011


Imágenes pertenecientes a Domingo Leiva y colectivos en defensa del parque de La Molineta para Almería.

7 comentarios:

  1. Ahora síííí sale :D
    En el poema de Fany, verso 8, ¿"me quedó" o "me quedo"?

    Me encantan los poemas. La Molineta es un sitio genial para perderse, y no es que haya muchos sitios como éste...

    Saludos
    PD: ¡Salmeos La Molineta!

    ResponderEliminar
  2. Holaa¡! Síí ha quedado muy bonito, son geniales todos.

    El verso 8 es -->me quedo, hay una errata ahí :S


    Saludosss

    ResponderEliminar
  3. Este es mi pequeño homenaje a las asociaciones, que incansablemente luchan desde hace años por defender La Molineta.

    Aun estamos.....¡A TIEMPO!
    Al menor signo de fatiga....¡RENACER!
    Y con el gran tesón de....¡LA PALMERA!
    La majestuosa MOLINETA debe...¡VENCER!

    Saludos a los Argáricos,siempre tan comprometidos con las buenas causas.

    ResponderEliminar
  4. perdón, quise decir "Salvemos La Molineta", no salmeos jejeje

    ResponderEliminar
  5. vir_listening to RH18 de junio de 2011, 12:05

    Es un lujo de post y un lujo de compañeros de letras.
    Agradecimientos al editor jefe por sus detalles y sus imágenes.
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Síiii, un post muy bonito. Felicidades a todos.
    Abrazos y besos!

    ResponderEliminar
  7. Poetas contra la barbarie especulativa; ¿quién dijo que la poesía no tiene utilidad alguna? SALVÉMOSLA.

    Abrazos a todos. Y gracias.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.