26 mayo 2011

Virginia Fernández



Silencios II

T
u pálida angustia derrotada
suplica silencio y  manos,
marcha derribando barreras invisibles
y gritos que piden auxilio.

Tus manos arden bajo
mi piel de tambor,
sudorosas, calientes,
aferrándose a mi cuerpo
de luciérnaga.

¿Acaso existe algo más?

¿Más que tus ojos
cuando me miran?
¿Más que mis pies descalzos
que siguen tus pasos?

No.

Suplico silencio,
no hables,
no puedes comprenderlo.

Yo quiero tus manos
o la muerte.

© Virginia Fernández, 2011



3 comentarios:

  1. Muchacha mirando desde un balcón...26 de mayo de 2011, 9:39

    Me encantan los post de poetas, tanto que vivo mirando la página, deseando que aparezca un nuevo post para disfrutar de este micro_mundo poético, para ver las imágenes que se le ocurren a nuestro editor jefe.
    Besos y agradecimientos.

    -Muchacha mirando desde un balcón-

    ResponderEliminar
  2. Fabuloso poema, para cada verso se me viene una imagen a la mente.

    Es una suerte que tengamos en común este rincón siempre amando a la literatura.

    PD: Las imágenes cada vez más sorprendentes si cabe :D

    Saludos

    Estefanía M.S.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta lo de suplicar silencio... "Yo quiero tus manos o la muerte" me mola pero tienes, Virginia, y lo digo con cariño, manía persecutoria con las disyuntivas. Ej: "Regálame el cielo o dime adiós".

    Bes@s.
    Andrés.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.