20 mayo 2011

Andrés Ramírez




Chanclas borrachas


Volví de noche a Los Escullos
 
en busca de las chanclas perdidas.
No había ni rastro de ti,
tan sólo charcos de espuma.

Y un murmullo de sal
y algún tesoro hundido
y el poema que te escribí
impreso en la arena de una duna.

Pero ni rastro de ti
ni de mis chanclas borrachas,
sólo una absurda canción
basada en hechos reales.

© Andrés Ramírez, 2011

5 comentarios:

  1. Me gusta lo de los charcos de espuma. De esos yo he encontrado algunos en el Chaman. Al menos había buena música.
    Lo hallo precioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Me encanta como esta oprganizado el blog.

    He estado leyendo algunas poesias de las que tenéis publicadas y estan muy bien, además las imagenes que las acompañan me gustan mucho.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  3. Un poema fresco como una canción pop y tierno como la caricia de un gato.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. He tenido conocimiento de este blog recientemente. Me encanta su diseño y por lo que estoy viendo, el contenido es de muchísima calidad. Este poema me ha encantado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a tod@s.
    Lo tengo escrito como canción, en realidad es más largo, pero quería publicar la "versión poema". Ya he contactado con la protagonista para decirle que me debe unas chanclas (de color rojo eran). Si vais a la playa y las veis, son mías.
    Abrazos.
    Andrés Ramírez.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.