28 abril 2011

Andrés Ramírez, "La ciudad"



La ciudad, hija del cemento,
heredera de los años sesenta,
esconde algunos tesoros
que jamás serán documentados.

La ciudad, de espaldas al mar,
se vende por escobas de platino
y la arquitectura del hierro
es sólo otra valla publicitaria.

La ciudad, abierta en canal
a costa de nuevo aparcamiento,
airea el pasado que se le supone.

El Cuerpo de Guardia de Puerta Purchena
hace el cambio de turno con la noche
y la Alcazaba aguarda velando almas.


© Andrés Ramírez, Altamira, 25 de abril de 2011.


2 comentarios:

  1. ¡Cuánta poesía esconde una ciudad!
    Esperamos verte por aquí más a menudo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Abierta en canal hasta las trancas,les sacamos hasta las entrañas a todo lo que se nos pone por delante.Un 10 en materialismo.

    Saludos!

    PD:Maravillosas las fotografías.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.