23 enero 2011

Virginia Fernández, "Tiempo"


Tiempo

C
ae lento en un rincón,
mientras este cuerpo mío
no es más que un trazo a lápiz
en un papel en blanco,
apenas un esbozo que juega a hacer equilibrios
en algo llamado ayer.

Se desploman despacio los universos
que irremediablemente traerán el anochecer
mientras yo trato de atraparlo, darle sentido,
quizás en un renglón de un libro,
en la música que suena
y se aleja lentamente.

El minutero de mi reloj se multiplica,
creando dudas innecesarias,
reflejos de una vida que pasa
mientras un muchacho espera
en una estación de tren.

Cae poco a poco sobre mis hombros,
como la noche,
como tus manos,
mientras una cara risueña
lo mira de soslayo.

© Virginia Fernández, 2011 
 
 

3 comentarios:

  1. El tiempo es un concepto puramente humano. Yo quisiera vivir ajeno al tiempo de los relojes y que mis horas fueran medidas por mis estados de ánimo. Bello poema, imágenes inolvidables.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la vida sin relojes y el vivir según los estados de ánimo, bonito poema, temporal y de relojes, un placer pasar por este blog.

    ResponderEliminar
  3. Entrañable poema, Virginia. Te lo celebro.

    Besos

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.