28 junio 2010

Virginia Fernández, "Celebración de la lluvia"

Celebración de la lluvia
     Hay veces en las que la lluvia llega sin esperarla,
escuchas el sonido,
una melodía triste,
acordes menores que entran por la ventana
y te transportan a rutas deshabitadas.
Yo me quedo mirando
e imagino paisajes lejanos
en los que tú ya nunca estás.

     Cuando llega la lluvia
ya muchas veces me cuesta saberte
asomado en cualquier ventana,
observando la calle, el festín de paraguas,
semáforos en rojo y coches que esperan.

     Cuando llega la lluvia
me empiezo a observar
y me hago preguntas que no debería
y como en un vaso que se encontrara
encima de un paraguas intento atrapar
un pequeño momento de magia.

     Hay veces en las que sin esperarlo
aparece el sol
y te mira
y un arco-iris dibuja una sonrisa
en el tejado del mundo esperando
verte reír en cualquier rincón de esta ciudad.

© Virginia Fernández “Celebración de la lluvia”.

23 junio 2010

Toni García, "Encadenado al tiempo"


Encadenado al tiempo

El silencio inunda mis oídos
maldiciendo el molino del tiempo,
sus largas aspas devoran mi alma
anhelando el crepúsculo del día.

Ha llegado la hora de partir,
mi marcha es silenciosa, en el breve trayecto
cuervos negros graznan por mi camino
codiciando la hora de su partida.

Corre, brillante corcel,
aléjame de este lugar maldito,
acércame a mi paréntesis,
donde romperé las aspas del tiempo.

Allí encontraré mi refugio,
mi amante latiendo en sus cinco días,
esperando abrazos renovados,
las ascuas de mi corazón arden de nuevo.

El final de la semana llega,
empieza mi olvido,
círculo sin fin de mi ser.
Romperlo quisiera para descansar en paz.

© Toni García. 16.6.10

21 junio 2010

Francisco Vargas, " Tu Ego".

Tu EGO

     Verás que el mundo se ciñe a sus caderas,
lo demás está fuera de la creación,
proyección de la nada.
Sentirás que el aire se transfigura
en el color de su vestido,
oirás que sus sandalias de tacón
marcan el ritmo de las mareas
o abren paso a una cascada en forma de escalera.
Olvidarás que los minutos se disipan
mientras endulza con orgullo el perfil de su boca.

     Ella ha borrado las huellas sobre el asfalto,
sobre la arena, sobre la rosa de los vientos,
para no hacer jamás el mismo camino que otros hicieron,
para recrear un mundo a su imagen y semejanza.
Ella, donde van a morir los tributos
con raíz de varón.

     Egoísta de los besos y las caricias,
de los versos que iluminan lo fugaz
y encierran con precisión el cuerpo de lo inane,
de las sílabas que dan forma a lo permanente
sobre un lecho de olas, de nubes, de niebla...
Ama los elogios como lluvia sobre su piel,
líquido elixir de su deseo de ser y existir.

     Metáfora en el punto mismo
de llegar a ser palabra y verso,
joya de un poema.
Ego.

© Francisco Vargas. 26.5.10

19 junio 2010

Celia Gómez, "Tempus fugit"

Tempus fugit 

Fortaleza que se derrumba
cuando el aire se escapa
y el cielo azul se oscurece.
Recuerdos en la penumbra
que nunca serán olvidos.

Recuerdos a prueba de balas
que evocan suspiros,
sonrisas y lágrimas...

En ese lugar que es
mi prisión, mi fortaleza;
el viento trae nubes de tormenta,
el viento arrastra nubes de tormenta.
Y en el ambiente permanece
una luz, intermitente,
incesante, sólo a ratos.

Pero no es tan fácil pasar de página,
aceptar que todo acaba llegando a su fin,
escribir en el aire un punto y aparte,
despedirse con un "hasta siempre"...

Y ahí estoy yo,
con miedo a olvidar aquello
que tanto aprecio.
Temiendo perderte
y odiando que no podré volver a ver tu sonrisa
ni tus ojos,
ni podré escuchar tu voz.
Nunca más.

Pero no es tan fácil ver un pájaro volar
en una tarde de junio,
ver cómo se marcha
(se marcha...)
y sin saber si algún día volverá.

Surcando el azul cielo,
sostenido por el viento,
todo llega a su fin.


© Celia Gómez. 15.06.10

Adiós a José Saramago (18.06.10)

José Saramago en playa Quemada, entre Yaiza y Tías en Lanzarote (Canarias).- PEDRO WALTER

Retrato do poeta quando jovem

Há na memória um rio onde navegam
Os barcos da infância, em arcadas
De ramos inquietos que despregam
Sobre as águas as folhas recurvadas.

Há um bater de remos compassado
No silêncio da lisa madrugada,
Ondas brancas se afastam para o lado
Com o rumor da seda amarrotada.

Há um nascer do sol no sítio exacto,
À hora que mais conta duma vida,
Um acordar dos olhos e do tacto,
Um ansiar de sede inextinguida.

Há um retrato de água e de quebranto
Que do fundo rompeu desta memória,
E tudo quanto é rio abre no canto
Que conta do retrato a velha história.




Hay en la memoria un río donde navegan
los barcos de la infancia, por arcadas
de ramas inquietas que despegan
sobre las aguas las hojas curvadas.

Hay un golpear de remos acompasado
en el silencio de la tersa madrugada,
olas blancas se hacen a un lado
con el rumor de la seda arrugada.

Hay un nacer del sol en el sitio exacto,
en el momento que más cuenta de una vida,
un despertar de los ojos y del tacto,
un ansiar de sed no abolida.

Hay un retrato de agua y de quebranto
que irrumpe del fondo de esta memoria,
y todo lo que es río abre en el canto
que cuenta del retrato una vieja historia.

Retrato do poeta quando jovem, "Os poemas possíveis", 1981

15 junio 2010

Virginia Fernández, "Momento Polaroid"




Momento polaroid
 
E
 l oficio de mirar trató de atrapar
un guiño en el alfeizar de la ventana,
una mota de polvo,
la sonrisa de un anciano,
quizás preguntas e interrogantes,
una mirada embudo,
vacío y momentos que hice míos bajo la lente
de algo llamado multiplicación de la realidad.

El oficio de mirar fue sencillo,
bastó con saber representar un detalle,
ese instante que sin ese saber estar
hubiera quedado olvidado en el tiempo
y sin embargo,
gracias a él,
dejé tatuado en un momento que puedo llamar polaroid.

Con el oficio de mirar conté
y dibujé figuras,
un parpadeo,
un niño que jugaba a ser mayor,
una sonrisa con caipiriña.

Ay de mí sin el que capta instantes,
ay de mí sin este oficio.
¡Qué vacías las calles!
¡Qué sólo el deambular!
¿Por dónde iría yo?
¿Hacia dónde?

© Virginia Fernández “Momento Polaroid”. 04.06.10
Momento Polaroid está basado en el Oficio de mirar de la exposición de César Lucas en el CAF de Almería y Plastic remix, de Charles Bignon, en el Museo de la Ciudad una tarde cualquiera paseando por el casco antiguo de la ciudad, con usted y risas con hurry up! Y por supuesto ronquidos…(after the oral exam, oh my god!)

12 junio 2010

Francisco Vargas, "Paseo marítimo".


Paseo marítimo

        Sentémonos, elige tu helado favorito
(sin duda tarta de queso), respira lentamente
los colores de este atardecer,
mira cómo las nubes
se queman entre jirones de incienso y sándalo.

           Es hermoso mirar hacia el horizonte,
ver partir los grandes barcos del puerto,
volver a enfocar la mirada
y contemplar en plano medio
una madre que persigue a un niño huidizo.

          Ajustar una vez más el enfoque
y darse apenas cuenta del juego de tus manos
sobre la cucharilla del café.
Componer la realidad, entre charlas insustanciales,
darle un sentido artístico, risas,
tal vez iluminar el momento
con un lienzo de Chagall.

         Muchas veces, seducidos,
veremos en escena tardes de líquida dulzura
derretida sobre tu mejilla al trasluz,
tardes de pura ingravidez
en las que sientes
que podrías caminar sobre la piel del mar...

        Pero esta tarde tiene carne de poema,
de mujer con cabello ondulado
y de helado de tarta de queso.

© Francisco Vargas. 18.5.10

09 junio 2010

Celia Gómez, "Dejadme escuchar vuestros gritos".


¡Dejadme escuchar vuestros gritos!
Gritos rasgados en la noche;
noche estrellada (falsa utopía).
Soltad vuestra furia,
olvidad el miedo,
levantad vuestras manos
contra la opresión,
verdugo de la libertad.
Cadenas de maldición
se oxidarán
con la lluvia ácida
y se romperán
de manera inesperada.
¡Dejadme escuchar vuestros gritos!
Es un todo o nada,
ahora o nunca,
en la última batalla.


© Celia Gómez. 
Inspirado en la canción de Ozzy Osbourne "Let me hear you scream".

05 junio 2010

Francisco Vargas, "No more love poems"


No more love poems   
(Para ti y nuestro amor entre paréntesis)
     Te intuyo como un paisaje
que se disipa horizontalmente en la niebla,
nos allegamos como en un encuentro casual
de dos personajes en una novela de Murakami,
tan mudos de palabras,
tan locuaces de gestos y miradas.

Voy a tu encuentro
con la voracidad mecánica
de un viajero de fin de semana.
Vuelo hacia ti con alas abiertas,
con dedos encendidos
que trazan en el aire estelas luminosas,
rastro de besos, codicia de tus labios.

Acepto vivir subordinado
a la arquitectura de tu cuerpo,
pared con pared,
como líneas continuas
que exceden la anatomía de tu garganta,
sin grietas para la luz agria del amanecer,
sin espacio para la danza
de los últimos rayos de luna.

Conjuro cada domingo
la amenaza de los lunes,
apurando en el abrazo distancias no deseadas,
maldiciendo los paréntesis que nos separan.
Te lo repito con cansada pose de estatua,
malgastando palabras innecesarias,
rotulando con subtítulos la evidencia de la escena.

Tú me miras dulcemente y callas...

© Francisco Vargas. Madrugada, 13.5.10.

01 junio 2010

Francisco Vargas, "Fe de vida"


FE DE VIDA (Poema existencial)

Miro hacia atrás
con el dolor de un poema inconcluso,
el aliento sesgado
de un corredor de fondo, lejana la meta.
Miro hacia atrás
para entender el devenir de mi presente.

Huyo de las formas exactas,
enjaulado en los límites de esta ciudad,
perdido donde las calles no saben sus nombres,
desnudándome a cada paso.
Construyo un paraíso cerrado
existenciando el vacío y la nada,
sobreviviendo a la maldición
de Sartre, Kafka o Malraux.

He superado el deber kantiano,
me desentiendo de Nietzsche,
no doy crédito a Kierkagaard ni Unamuno.
He visto caer el Muro de Berlín
y he pasado el año dos mil ....

Me abandonó el ansia de Sabiduría
y me consuelo entre las rosas del Parnaso,
español soy al fin y al cabo.
Aquí estoy solo, como Narciso ante su imagen,
ensimismado en mi soledad,
preguntando por el ser que soy,
olvidando tantas cosas
que fueron importantes en el pasado.

Doy vueltas como un satélite,
orbitando en torno a una Idea,
sintiendo con fuerza el centro de gravedad
que llamamos Arte o desafío en el tiempo.
Sueño lo imposible.

Crear es mi salvación,
abrir ventanas hacia el interior,
dejar entrar esta luz difusa
hasta el fondo de mi locura
para interpretar, con voz de chamán,
las sombras que acechan
en la pared de mi Caverna.


© Francisco Vargas. Madrugada, 11.5.10