28 octubre 2010

Francisco Vargas, "No one knows..."




No One Knows About Persian Cats”
(Homenaje a la película, grito contra la censura.)


      Nadie sabe nada de días perdidos
en el absoluto abuso del poder ajeno,
de noches arañadas mirando con ojos de gato persa
más allá de la realidad presente, realidad acotada,
marginada, encerrada entre fronteras
que solo respetan la ley de unos pocos.

      Nadie sabe que una balada rock puede provocar incendios
incandescentes cuyo humo se eleva
entre diapasones infinitos
y hacen temblar el deseo que sacude
cuerpos juveniles añorando un mundo mejor.

      A veces uno quisiera estar lejos, muy lejos de aquí,
despertar en Londres cada mañana sabiendo
que la noche te pertenece, que tu voz te pertenece,
que nadie tachará una sola palabra sobre el pentagrama
ni pedirá tu documentación con voz expeditiva
en nombre de rancias consignas.

     ¿Has visto la tristeza lasciva de los gatos encerrados,
prisioneros de su instinto,
que se lamen su desesperación de juguete abandonado
y que añoran la vida tras el cristal empañado
de una ventana en días de lluvia?

     ¿Te has podido sentir así alguna vez?

© Francisco Vargas. 27.10.10

 Imágenes de la película No one knows about persian cats (2009) , del director iraní  Bahman Ghobadi.

3 comentarios:

  1. Creo que la mayoría, en este mundo tan absurdamente competitivo e individualista hasta lo enfermizo, nos sentimos como ese gato. Aunque, más que de nuestros instintos, estemos presos de sentimientos y pensamientos impuestos tras el lavado de cerebro que somos sometidos por el sistema (ente abstracto que nos ayuda a nombrar lo innombrable, aquello a lo que no somos capaces de poner cara ni tiempo ni lugar).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no hay que lamentarse nada más que de lo que no podemos evitar. Lo que es evitable y depende de la voluntad de uno, es cuestión de romper y que salga el sol por Antequera. Lo malo es cuando no puedes escapar, cuando no depende de tu voluntad. Entonces, oh amigo, apréstate a pasear con ese gato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.