09 septiembre 2010

Francisco Vargas, "Cuaderno usado"



Cuaderno usado

En un viejo cuaderno de pastas rojas a medio usar,
encontrado felizmente en una estantería,
en el que guardo anotaciones
de conferencias de un verano en Baeza,
el tiempo se ha detenido
forjando una máscara de melancolía.

Releer palabras y pensamientos
escritos hace más de una década
me trae tardes empedradas
mirando a Sierra Mágina,
intentando adivinar el perfil
del río Guadalquivir,
charlas a la hora del desayuno,
miradas de soslayo y bostezos ahogados.

En medio de todo, un amor...

Releer es volver a vivir,
conciencia plena del pasado.
Pero yo me detengo,
ensimismado y pensativo,
en el límite de este cuaderno,
donde comienzan las hojas en blanco...

© Francisco Vargas. 29.07.10


3 comentarios:

  1. O empezar a morir de nuevo en la iteración de algún "sinfuturo". Pero qué sería de nosotros sin los vestigios de lo que nunca ha de volver o tan siquiera sucedió. A cada instante somos otros diferentes, pero siempre determinados de un modo u otro por lo que fuimos o no pudimos ser. Releer, recordar, es no perdernos del todo en la fugacidad del presente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Y mi imaginación va hacia unos labios y una piel suave, y un bellezón de ojos verdes y pelo rizado, como la vida misma :-P. Enhorabuena por este poema casual salido de una estantería despistada con muchas bolitas de nieve.

    ResponderEliminar
  3. Cualquier lugar es el paraíso si se vivió con pasión, pero siempre es bueno tener un cuaderno en blanco donde poder sentir la infinitud del instante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.