11 agosto 2010

Francisco Vargas, "Punto y coma"



Punto y coma
A Pierre,
de Librería Punto y Coma, Almería.

       Aquí las letras tienen vida propia,
tienen su manera de organizarse y construir mundos,
humano capricho de reglas inciertas pero inexorables,
nostalgias de paraísos perdidos o esencias de versos
que acechan el cuerpo de las palabras
y que duelen, mientras tanto,
como una iluminación de Rimbaud.

     Aquí yace la tarde con vistas al interior,
tras grandes ventanales hacia el universo mínimo
de las pequeñas cosas que los hombres
rotulamos con grandes y sonoros vocablos.
Libros apilados con seguro desorden,
llamadas a la subversión de los instintos,
ángelus a deshora, guerra y paz, el abrazo de un erizo…

        A las puertas de este libresco infierno
está un hombre de porte frágil y delicado,
mitad bohemio, mitad trotamundos,
rey de un castillo de naipes sobrio y soberano
como un faro ante la tormenta. 
Luz que se devora a sí misma 
en el cuerpo inerte de las letras.
Virgilio excomulgado, acechante
de mundanas eneidas.
Su voz, apenas audible, suena como un conjuro,
sus ojos son telarañas de historias que flotan
desordenadas en una nube de iris azules.

     Él podría decirte el círculo que te lleva directo
a una novela negra de Dashiell Hammet,
una fábula nacida en la nebulosa grisácea
de la mente de Kafka o una soleada guía de turistas
en Bangkok. Él podría sacarte del laberinto
del Minotauro o darte las llaves
de una mansión victoriana donde se respira
sentido y sensibilidad o, tal vez, orgullo y prejuicio.


    Sus largos dedos acarician el lomo 
de un libro de bolsillo igual que un talismán,
igual que un cáliz de amatistas
que inspirara visiones fugaces tatuadas a fuego
sobre una piel de pergamino. Tiene visos
de gran inquisidor a favor de la libertad,
peregrino del viento,
soneto shakespiriano de mesurada belleza,
borgiano gendarme de todos los hijos de Babel.
Cancerbero que muerde las entrañas de la ignorancia
a las puertas de la laguna Estigia
libando pócima de olvido.

     Venid aquí a ver al hombre que ama los libros,
venid a ver el libro hecho hombre de inspirada nobleza.

©Francisco Vargas. 24.3.10
Imágenes de Chema Madoz

2 comentarios:

  1. Buena poesia hallo tambien aqui. Por eso enlace con vosotros desde un primer momento. Para mi fue una alegria encontrar a otros poetas almerienses en la red.
    Gracias por el comentario dejado en mi blog. Espero poder colaborar con vosotros. Si no os parece mal, colocare un enlace en mi bitacora a este blog vuestro.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido tú y tus magníficos versos. Esta página está a tu disposición. Me gustaría ver poemas tuyos aquí, sería un honor.
    Gracias por poner nuestro enlace en tu página. Me tienes que explicar cómo se hace eso de poner imagen y post de otras páginas web. Yo también quiero hacerlo así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.