09 julio 2010

Luis García Montero en Almería


          Esta semana hemos contado con la presencia inigualable del poeta granadino Luis García Montero dentro de los cursos de verano organizados por la Universidad de Almería. A lo largo del curso, titulado Luis García Montero, un poeta de nuestro tiempo se ha repasado la obra y el pensamiento de este poeta esencial de la mano de grandes críticos y poetas, ha habido debates sobre conceptos como la "poesía de la experiencia", "la otra sentimentalidad", término preferido por García Montero y que entronca con algunas consideraciones de Antonio Machado, los poetas de los 80, etc. El curso ha sido dirigido por el profesor y también poeta Alvaro Salvador Jofre.
          Hemos asistido a conferencias dictadas por Laura Scarano, Francisco Díaz de Castro, Juan Carlos Abril, Andrés Neuman, José Andújar, Julio Neira, Araceli Saavedra, Hernando Alvarado (que emocionó a todos, además de por su conferencia, por contarnos los avatares de su vida desde su Colombia natal hasta España), Antonio Jiménez Millán, y, como broche de oro, la sabiduría y la hondura crítica del profesor Juan Carlos Rodríguez.
          Pero además, hemos podido disfrutar de dos jornadas de lectura del propio poeta. La primera el miércoles en la que precedía cada lectura de uno de sus poemas con una autocrítica, destacando aquellos aspectos que, según él, eran errores de planteamiento. La segunda jornada, hoy mismo viernes, el poeta la ha dedicado a leernos poemas de un libro inédito que verá pronto la luz al que ha titulado de momento Consideraciones y por los poemas que ha leído es, tal vez, uno de los de mayor carga ideológica de su trayectoria.
          Os dejo este poema emblemático de García Montero, fue leído y comentado por él el miércoles y, según él, el tema central es la nostalgia de la despedida de Estados Unidos, Nueva York, los amigos, los días vividos... El poema formalmente es excepcional porque incluye varias voces poéticas.

Life vest under your seat
A Dionisio y José Olivio

Señores pasajeros buenas tardes
y Nueva York al fondo todavía,
delicadas las torres de Manhattan
con la luz sumergida de una muchacha triste,
buenas tardes señores pasajeros,
mantendremos en vuelo doce mil pies de altura,
altos como un cuerpo en el pasillo
de la Universidad, una pregunta,
podría repetirme el título del libro,
cumpliendo normas internacionales,
las cuatro ventanilla sde emergencia,
pero habrá que cenar, tal vez alguna copa,
casi vivir sin vínculo y sin límites,
modos de ver la noche y estar en los cristales
del alba, regresando,
y muchas otras noches regresando
bajo los edificios de temblor acuático,
a una velocidad de novecientos
kilómetros, te dije
que nunca resistí las despedidas
al aeropuesto no,
prefiero tu recuerdo por mi casa,
apoyado en el piano del Bar Andalucía,
bajo el cielo violeta
de los amaneceres en Manhattan,
igual que dos desnudos en penumbra
con Nueva York al fondo, todavía
al aeropuesto no,
rogamos hagan uso
del cinturón, no fumen
hasta que despeguemos,
cuiden que estén derechos los respaldos,
me tienes que llamar, de sus asientos.

                                                                                    De Habitaciones separadas, 1994.

Gracias a Luis por su cercanía, su amabilidad y su talento como poeta y como ser humano.
Gracias por luchar por la poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.