27 julio 2010

Francisco Vargas, "En la gruta" (Sorbas, Almería)


En la gruta

     El paso del agua constante
deja en el lecho de la roca la caricia del tiempo.
Consumida en el silencio y la oscuridad
la penumbra dibuja sus formas.
Piedras pulidas, paredes de yeso frágiles
como un amor de fin de semana.

     Cerrar los ojos aquí congela el alma
en un estado efímero de cierta eternidad.
Eternidad de piedra, frío destino.
Entre vericuetos y laberintos se palpa
un ritmo de eras remotas,
ajenas a la presencia del hombre,
ajenas a todo artificio más allá de la fuerza bruta
de los elementos.

     La voz aquí quiebra el instante,
devora pulsiones de roca,
extraña el remoto fluir del vacío.
Mirar no, palpar. Ciegas son las sombras
sin mancha de luz, perpetua noche.
El silencio surge como una oración
más antigua que la fe, más antigua
que la conciencia de un dios.

     En esta parte el agua con hilo sutil
ha provocado la fractura de un orden,
ha vencido la tentación del vacío.
Se descubre la ruptura en dos paredes paralelas
cuando pierden la continuidad de las formas.
Si observas detenidamente, oyes hablar
al yeso, a la arcilla, al fondo del mar
cuando era mar primigenio,
absoluto devenir.

© Francisco Vargas. 28.06.10

2 comentarios:

  1. VIAJAR CON LA POESIA TAMBIEN ES POSIBLE. GRACIAS POR HABERME HECHO SENTIR QUE HE ESTADO EN LAS CUEVAS DE SORBAS, LA PROFUNDIDAD DE LA DESCRIPCIÓN ES MARAVILLOSAMENTE PERFECTA.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado sentir ya lo que voy a sentir una de estas tardes cuando me toque y poder entonces poner palabras en el abismo de sentimientos que me inunden.
    Me gustó =)

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.