22 mayo 2010

Francisco Vargas, "Infancia".


INFANCIA

     Hay luces inesperadas que sobrevienen
en el trasiego gris de los días
como estrellas errantes en la memoria,
chispas del pasado que brotan de la nada
y paralizan el presente con aires de dejà vu.

     Relámpagos que iluminan un gesto cotidiano
y lo llenan de jardines pretéritos,
en los que acabas reconociéndote
después de muchas mañanas florecidas
y sabor añejo de savia remota. Y sospechas
que la primavera enmudeció entre las raíces.

     Y buscas en ti al niño interior,
ese que fue dichoso en la cuna breve
de un arco iris al revés,
hasta que somos arrojados
del Edén de la infancia
y somos condenados a justificar
nuestros actos en el tiempo,
vigilados por el guardián severo de la conciencia.

     Descubrir entonces los rasgos del niño
en el rostro del adulto, es el viaje iniciático
al país de Nunca Jamás.



© Francisco Vargas. 7.5.10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.