12 mayo 2010

Ernesto Cardenal en Almería. Poema homenaje.


Ernesto Cardenal en Almería

     El auditorio se conmueve
ante la visión del anciano poeta guerrillero,
aplaude con ternura, no se sabe si al hombre o al símbolo,
y escucha con arrebato sus misticismos y su rabia contra el capital.

Guerrea con las palabras y los versos;
verás levantar sus manos para dar relieve al concepto,
para ser fiel a la consigna que no nació en un cómodo gabinete,
sino en la selva húmeda y cruenta, en las calles mancilladas por los tiranos,
en los gritos anónimos en la noche fulminados por balas sin nombre,
en la sangre ardiente de un país que dio vida a Rubén Darío…
                           ¡Qué desvarío!
Ser poeta allí es compromiso, ser poeta allí no tiene alas de cisne.

Sus ojos han visto florecer el sacuanjoche y los corteses
entre cadáveres, ha dado la extremaunción a adolescentes,
apilados sus cuerpos entre las fosas,
que portaban armas cortesía de la CIA o regalo envenenado del Kremlin.
Y, entre tanta muerte, tuvo idilios de carne
en Granada, en Managua o en Nueva York.

Y se indigna, alza la voz como profeta de barba blanca,
desafía las miradas, ruge como un león bíblico
y declara, por encima de todo, su amor al dios del amor.

© Francisco Vargas. 11.5.10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.