16 marzo 2010

Francisco Vargas, "Tu rastro".

Tu rastro

No te conozco.
Persigo tan solo el contorno de tu existencia,
las líneas fugitivas que te conforman,
los colores inexactos que te definen,
las medias lunas que te iluminan cada atardecer,
universo en expansión, llaga que no cura, eternidad…


No quiero nada entero en ti,
no quiero nada concreto,
evanescentes aludes de tu presencia
entre las cosas, sombra que se rinde
a la evidencia de lo que fluye y huye de la forma,
borrosa quietud, estatuas de sal, templos derruidos, interrogante de nubes...


Pienso en ti de otro modo,
del modo en que el mar
se manifiesta y es siempre igual y diferente, latido azul
en la inmensidad. Como yo te persigo, así, poco a poco,
sin saberte del todo, sorbiéndote sin que te me agotes,
párpado vigilante, labio que te nombra,
mano que te busca por un fondo de coral.
Porque tú eres tacto sin fin, verso sin fin, color de noche sin fin…


No te conozco. No existes.
Te voy haciendo mientras persigo tu rastro.

© Francisco Vargas. 16.3.10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.