02 enero 2010

Año nuevo


Cambio de año 2009-2010. 

Conviene no pensar demasiado,
no analizar demasiado. Sentir nada más.
¿Quién puso confines
en un mar sin límites?

Conviene vaciarse de los días del pasado,
de un año que muere y deja
estelas de ceniza en la memoria
mientras flotan aún vivas las emociones
del presente. Ruido de copas y risas
que ocultan los mil interrogantes del futuro.
¿Quién tuvo la ocurrencia de ponerle
nombre al paso del tiempo?

Conviene vivir con los sentidos plenos
de ignorante plenitud. Ojos que ven
sin saberlo, labios que besan
sin saber que chocan con otros labios.
Triunfo del tacto, nada más.
Feliz inconsciencia.
¿Quién puso esta piel
entre tu sangre y mi sangre?

Así flotamos huérfanos,
entre mares con límites,
a la deriva de los números 9 ó 10.
¿Quién quiso hacernos
dolorosamente conscientes
del paso de los años?
No pensar demasiado,
conviene.

© Francisco Vargas. A caballo entre 2009 y 20010.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.