09 diciembre 2009

Pensamiento lírico I


Un café, un té, dos pasteles de chocolate. Prisas. Hervor de líquidos colores, despedida de la tarde. Risas. Gestos. Miradas. Brillo de tus ojos reflejado en un átomo de aire que cobra vida. Y suenan las palabras, portadoras de cosas que se pueden no decir, aunque se digan, y que son como hilos sonoros de una melodía de vida que nos une.

Y así, un descanso en las cotidianas obligaciones es un intermezzo de palabras que enlazan, en el pentagrama de la tarde, la melodía de un instante.



© Francisco Vargas. 3-XII-2009.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión.