07 julio 2009

José Saramago: "Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran".


Trozo de percepción temporaria

A veces la tarde
me cuenta mañanas
solitarias,
transeúntes dormitando,
cafés a deshoras.
La lluvia entumeciendo
la tarde,
descuidando la noche.


A veces usted
me cambia las aguas
del reloj,
a veces me mira,
y al sonreír parece
un reloj de pared,
tan serio y solitario.

Por supuesto, usted sonríe,
y puede que un brillo
en sus ojos me cambie
por un instante.

A veces me cambio
por un invierno de trozos
de papel, de tinta
en el tintero.

Otras veces me convierto
en un ciego que ve,
pero que no quiere mirar.

Por supuesto,
usted sonríe,
y puede que poco a poco
comience a querer ser
de nuevo,
tarde contando mañanas,
transeúntes dormitando,
café a deshoras,
y cómo no,
lluvia entumeciendo
la tarde,
y descuidando la noche.


© Virginia Fernández “Trozo de percepción temporaria”






Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran, por eso los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo, porque sabiendo que no puedes mirarlos te ayudan a ver, o si los miras mucho te olvidas de verlos pudiendo llegar a ver lo que quieren que veas, con el peligro que ello entraña.

(c) Jacinto Barragán.


Ojos
Pero no miramos
Somos ciegos que no se miran se palpan
Somos ojos que no ven más allá de las formas
Somos ciegos que pueden ver pero que no miran
Somos naves a la deriva tras la estela del sueño
Somos seres que se buscan en el fondo
Pero no miramos
Ciegos

© Francisco Vargas (7-julio-09, madrugada)

1 comentario:

  1. I like green, i like your poem, also i like the jacint´s mini-text...
    hi, darling...

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión.